30

Sep

2020

Negociación de conflictos entre herederos

Abogados especialistas en asesoramiento y negociación de conflictos entre herederos que requieran intervención.

La primera visita es gratuita, solicita información >

Lo más común a la hora de hablar de problemas en las herencias, es la disputa entre los hijos del fallecido

 

Llegar a una negociación entre todas las partes involucradas en caso de conflicto, una vez se haya producido el legado de la herencia, es lo más sano para evitar conflictos familiares dolorosos. Por eso, una negociación es lo recomendable en estos casos.

Recurrir a tribunales será necesario en última instancia, cuando los herederos no puedan llegar a un mutuo acuerdo respecto de los bienes en conflicto. Aun así, esto es desaconsejable por la cantidad de costes que ello implica.

Normalmente, son estos quienes manifiestan su desacuerdo y esto puede deberse a diferentes razones:

– Que el testamento se ha realizado bajo coacciones, engaños, incapacidad o amenazas: Puede ser que alguno de los herederos crea que la persona fallecida realizó su testamento bajo coacciones, engaños o amenazas. Cabe destacar que, cuando la rencilla se provoca entre hermanos, esta no suele ser la causa más común. No obstante, también hay casos.

– Que la realización del reparto sea incorrecta: Puede ser que el reparto de los bienes se haya hecho de manera desigual. Esto no es lo más común, pero en prácticamente todos los casos en los que ocurre suele derivar en conflictos entre los herederos.

Normalmente, quienes han sido menos beneficiados por el legado se muestran disconformes y paralizan este trámite hasta que todo se aclare.

Otra posibilidad es que la propia desigualdad del reparto no respete la cantidad legítima que le pertenece a cada hijo. En este caso también será posible impugnar el testamento. Algo que derivará en que el caso llegue a juicio y sea un magistrado quien decida cómo ha de repartirse la herencia entre los legatarios.

¿Como evitar conflictos en una herencia?

Si hay algo que debes tener claro sobre cómo evitar conflictos en una herencia es que las disputas entre familiares forman parte de la historia de las herencias. No hay una fórmula que pueda evitar estas rencillas, pero sí existen algunos mecanismos y medidas que ayudan a solucionarlas de la mejor manera posible.

Los métodos más comunes que suelen emplearse para llegar a un posible acuerdo son:

La mediación: Esta es una de las vías más utilizadas cuando hay problemas de herencia entre hermanos. Ante todo, debes valorar que el mediador es una persona experta en este tipo de conflictos y que sabe perfectamente cómo debe proceder.

El consultor familiar: La segunda manera de solucionar estas rencillas sin llegar a juicio es acudiendo a un consultor familiar. Lo más común es que se acuda a este profesional cuando la parte que se opone a lo recogido en el testamento es minoritaria.

En este caso, quienes no están conformes con el reparto del legado se sientan a hablar con este profesional que, previamente, ha estudiado el caso en el plano económico, pero también relacional y emocional. Entonces, trata de explicarles el por qué de la voluntad de la persona fallecida y, obviamente, les expone las desventajas de acudir a juicio.

La otra forma que existe para resolver los problemas de la herencia que es:

Acudir a juicio: Esta vía, aunque en un principio pueda parecer la más justa, dista mucho de ser la más beneficiosa.

En primer lugar, porque puede alargarse enormemente en el tiempo y mientras el proceso esté abierto ningún beneficiario podrá hacer uso de su herencia. Pero, además, el procedimiento puede abrir viejas heridas familiares e incluso crear otras nuevas que acaban por fracturar enormemente la cohesión familiar.

La negociación de conflictos entre herederos es una de las figuras con más demanda de asesoramiento. Debido a la naturaleza de su carácter, esta es una figura que en cierto punto requiere un exhaustivo seguimiento por parte de nuestros profesionales. Recomendamos que te dejes guiar por un profesional. Pide asesoramiento a Gremicat.