27

dic

2019

Aceptación de la herencia

aceptacion herencia

La aceptación de la herencia por el heredero es una de tantas figuras jurídicas que resulta completamente desconocida.

La aceptación de la herencia es simplemente el acto por el que quién es llamado a una herencia expresa su voluntad de suceder al difunto

 

La aceptación de la herencia por el heredero es una de tantas figuras jurídicas que todos creemos conocerla, es más tenemos unas nociones de ello, pero que en el fondo resulta completamente desconocida.

La aceptación de la herencia es simplemente el acto por el que quién es llamado a una herencia expresa su voluntad de suceder al difunto.

La posesión de bienes hereditarios se entiende transmitida a los herederos sin interrupción y desde el momento del fallecimiento del causante. Pero solo si se adhieren a través de su aceptación y adquisición. Es decir, también se puede repudiar la herencia o aceptarla a beneficio de inventario.

Aceptación o renuncia a la herencia

Ambas figuras, la aceptación y la repudiación/renuncia a la herencia son actos jurídicos realizados de forma voluntaria y libre por el heredero.

En principio pueden aceptar o repudiar la herencia todos los que tienen la libre disposición de sus bienes, es decir, plena capacidad jurídica.

No existe plazo para aceptar o repudiar la herencia.
La aceptación de la herencia por el heredero le hará a este responsable de las cargas y deudas de la herencia, no solo de los bienes de ésta sino también con los suyos propios. Y hay que hacerla de manera expresa, no valiendo aceptarla solo de forma verbal.

También se supone aceptada la herencia tácitamente cuando el heredero, aun sin haberla aceptado expresamente, vende, dona o cede su derecho a un tercero o renuncia a ella por un precio a favor de sus coherederos.

También se puede aceptar la herencia a beneficio de inventario, que excluye la adjudicación del heredero de su patrimonio de las deudas hereditarias. No olvidemos que los problemas fiscales que ocasiona la aceptación de una herencia son, a veces, ciertos y de especial gravedad, lo que hace recomendable utilizar esta figura jurídica, que, repito, permite al heredero no tener que hacer frente a las deudas del causante con su patrimonio y así protegerse ante la posibilidad de heredar obligaciones inesperadas.

Por último, la repudiación de la herencia que el rechazo del llamado a la herencia a ser heredero puede hacerse ante Notario en instrumento público y significa su renuncia a la herencia y como regla general, es irrevocable.

Si necesita asesoramiento sobre cualquier aspecto relacionado con la aceptación de una herencia no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho.

Para ampliar esta información consulte con Asesoría jurídica

 

Si te ha parecido interesante compártelo en redes sociales, gracias!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+